DETERMINANTES DE LA TASA DE CAMBIO EN COLOMBIA

En nuestro informe del año pasado señalábamos cómo desde el punto de vista estadístico tasa de cambio del peso colombiano frente al dólar americano tiene como principal determinante el valor del dólar a nivel mundial. Cuando el dólar se aprecia o deprecia frente al resto de las monedas del mundo, suele apreciarse o depreciarse también frente al peso colombiano. La coyuntura reciente nos demuestra cómo esta relación sigue siendo muy fuerte: en lo corrido de 2018 el dólar se ha apreciado, como resultado de los incrementos de tasas por parte de la FED, y el peso colombiano se ha depreciado.

Empíricamente otros dos factores también son importantes para explicar el comportamiento de la tasa de cambio en nuestro país: el precio del petróleo y el riesgo soberano.

La relación con el precio del petróleo y la tasa de cambio es muy clara. En el gráfico se observa la participación que tiene el petróleo y el carbón en el total de las exportaciones del país. En el año 2013 esta participación llegó a su máximo, 66.7%, como resultado tanto del aumento de los volúmenes exportados como de los buenos precios vigentes. Aunque los precios cayeron entre el 2014 y el 2016, y en consecuencia los volúmenes exportados también, en lo corrido de 2018 la participación de estos dos bienes en el total continúa siendo muy alta, 57.0%. En resumen, los hidrocarburos siguen constituyéndose en la principal fuente de divisas en nuestro país.

Finalmente, el tercer determinante de la tasa de cambio es el riesgo soberano (RS). Por riesgo país entendemos el grado de incertidumbre derivado de la posibilidad de que un gobierno incumpla con los términos pactados en sus obligaciones financieras con el exterior. Sin duda, uno de los principales determinantes del RS lo constituye la dinámica reciente del nivel de deuda: en la medida en que la deuda es alta y creciente, la probabilidad de que una economía cumpla con sus compromisos de pago baja. Una economía cuyo nivel de riesgo soberano aumenta, deja de ser atractivo para nuevos capitales y por lo tanto suele ocurrir que la cotización del dólar en moneda local tiende a aumentar, por el contrario, cuando baja el nivel de riesgo en mención la moneda local tiende a apreciarse.

 La relación entre RS y tasa de cambio fue particularmente muy evidente en nuestro país a finales de 2016 y principios de 2017. En esos momentos las monedas de los países latinoamericanos, en especial la de México, estaban presionadas por la incertidumbre generada a raíz de la elección del presidente Trump. Sin embargo, a finales de 2016 el peso colombiano se apreció en un fenómeno que se extendió a buena parte del año 2017. La razón de esta apreciación fue clara: el Congreso aprobó una reforma tributaria, conocida como Ley 1819 de 2016, que al aumentar el IVA generó un recaudo equivalente al 1% del PIB. Este mayor recaudo disminuyó las necesidades de endeudamiento y redujo el ritmo de crecimiento de la deuda pública.

 Un ideograma de los determinantes de la tasa de cambio se aprecia en el gráfico adjunto. Se observan los tres principales determinantes de la tasa de cambio de los que hemos venido hablando. En la práctica el análisis se vuelve un poco más complejo porque existe interacción entre los tres determinantes mencionados. Por ejemplo, una apreciación del dólar a nivel mundial tiende a aumentar los precios de las materias primas, entre ellas el precio del petróleo. Además, una caída del precio de este commodity también tiende a aumentar el riesgo soberano por efecto de que el gobierno recauda impuestos y/o recibe utilidades provenientes de las empresas petroleras con actividad en nuestro país. Estas interacciones entre los determinantes de la tasa de cambio se han considerado a través de las flechas.

Tabla de Contenido

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Idioma »
Cerrar
Cerrar