El Impacto del Covid-19 en las Pymes Colombianas

Por: Hermann Stangl – Socio Líder para Latinoamérica

La pandemia ha llevado a las empresas a pensar primero en sus empleados, fomentar el trabajo remoto y en medida de lo posible, evitar el desplazamiento de sus trabajadores a otros países. La coloquial frase acuñada por muchos economistas, “cuando China estornuda, el mundo se contagia de gripa”, no puede ser hoy más gráfica y real con la situación que estamos viviendo a partir de los primeros brotes del coronavirus en Wuhan.

Para entender cómo puede afectar una epidemia ocurrida en un lugar tan lejano a casi toda nuestra economía, tenemos que comenzar precisando que China es la segunda potencia económica más fuerte del mundo, después de los Estados Unidos. Además, esta economía asiática es también la mayor tenedora de los bonos del tesoro estadounidense, lo que le imprime una relevancia especial.

La prioridad hoy en China es la salud. Todos sus esfuerzos se encuentran concentrados en el control del Coronavirus, situación que hace disminuir las expectativas sobre el logro de sus objetivos económicos. Con la actual percepción de que la economía china bajará su nivel de crecimiento, se espera obviamente una disminución en su demanda de petróleo.

También le puede interesar: Cómo Atender la Pandemia para Contener los Efectos Económicos del Coronavirus

En los mercados de libre competencia, los precios obedecen a la ley de demanda y oferta. Si se incrementa la demanda de un bien o servicio, subirá su precio; y si se incrementa su oferta, su precio bajará. En este orden de ideas, si hoy se percibe que la demanda de petróleo va a disminuir, los precios del mismo bajan. El precio del petróleo ha caído aproximadamente un 15% después de los primeros brotes del virus.

Las principales exportaciones de Colombia en orden de importancia son petróleo, carbón y café. Entonces, si el precio en dólares del petróleo baja, obviamente ingresarán menos dólares a Colombia. La ley de oferta y demanda aplica igual para el dólar, por lo tanto, si hay menos dólares, el precio de la divisa sube.

La balanza comercial colombiana es deficitaria. Esto quiere decir que nuestras importaciones son mayores a nuestras exportaciones. Al subir el dólar, se incrementan los precios de los alimentos, insumos, maquinaria y demás bienes y servicios que ingresan a nuestro país por la vía de las importaciones. Esta situación genera mayores costos a empresarios y consumidores y produce así un impacto inflacionario en nuestra economía.

Existe una estrecha relación entre la inflación y la tasa de interés. Los bancos centrales incrementan la tasa de intervención para frenar la inflación. Además, la tasa de interés es la que permite a los ahorradores mantener el valor del dinero en el tiempo, por lo tanto, si la inflación se incrementa, lo más probable es que también suban las tasas de interés.

Los principales componentes del costo de capital son la tasa de interés y los riesgos del mercado y del país. Si la tasa de interés sube y los riesgos aumentan, es de esperarse que el costo de capital se incremente, trayendo como consecuencia la disminución del valor de las empresas colombianas.

La gran conclusión es que el estornudo chino impactó el precio del petróleo, la devaluación de nuestra moneda, la inflación, los riesgos y contagió hasta el valor de nuestras empresas.

Otros contenidos: Manejo de la Comunicación en Medio del Estrés y el Confinamiento

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Idioma »
Cerrar
Cerrar