9 Formas Poderosas de Motivarte en la Crisis

¿Necesitas cambiar tu situación?, Rocío Fierro, especialista en Manejo de Crisis y Liderazgo de Atracción, te enseñará a identificar las 9 formas más poderosas en las que te puedes motivar, incluso en época de crisis. Te ayudaremos a encontrar un motivo para entrar en acción. Así que, si te sientes paralizado, desorientado, confundido, asustado, o hasta perezoso, ¡estás en el lugar correcto!, porque esta mentoría es para ti.

Tus emociones son tu mejor motor, y, ¿sabes qué?, también son la energía más poderosa para transformar lo que quieras, ¡inclusive lo peor en lo mejor!, ve por una taza de café caliente y cúbrete con tu manta favorita porque hoy seremos deliciosamente egoístas y adaptaremos con todas las comodidades este espacio para que tú puedas enfocarte en la persona más importante en estos momentos: tú.

En primer lugar, quiero felicitarte por estar aquí: a partir de este instante estás tomando las riendas de tu vida. Con ayuda de tu amor propio, podrás solucionar el problema que tanto te inquieta. Estás aquí porque algo dentro de ti te está diciendo que necesitas esto para ti, ya sea porque el título te llamo la atención o porque alguien que te quiere, te compartió esta mentoría. Así que agradécete a ti mismo por haberte regalado este espacio para pensar en ti.

En segundo lugar, quiero preguntarte: ¿por qué estás aquí?, ¿qué es lo que te está motivando a cambiar?, si no lo tienes claro, ¡no te preocupes!, con este Modelo de las 9 formas poderosas (¡poderosísimas!) para motivarte que te mostraremos a continuación podrás hacer una transformación. Esto es lo que necesitamos cuando estamos en situaciones críticas o difíciles, porque los problemas no se resuelven en el mismo nivel en el que se crearon, hay que resolverlos en otro.

¡Descarga el Modelo Motivadores del Cambio que encontrarás en la parte superior derecha de este artículo!

Recapitulemos el Modelo Concéntrate en lo Importante del programa anterior: “donde pones tu atención, pones tu ENERGÍA, y donde pones tu energía, está tu VIDA”. Vamos a identificar dónde está tu energía para que tú decidas si es saludable o no. Si no lo es, vamos a transmutarla para que se convierta en la potencia que te permita realizar los cambios que deseas.

Oportunidad

Este es el primer motivador del cambio: cuando estás en una situación cualquiera y detectas una oportunidad. Para hacer esto, recuerda, tienes que parar. Tal y como lo aprendimos en el Modelo La Acción Inteligente, la vida nos está dando la oportunidad de hacer algo que nunca hubiéramos hecho solos: parar y evaluar qué estamos haciendo. Súbete imaginariamente al balcón y desde allí observa al mundo sin juzgar, evitando usar adjetivos (como bonito, feo, gordo, bueno, malo, maravilloso, terrible, etc.). Describe lo que estás viendo para que puedas dejar los prejuicios de lado. Tras observar, entrarás en un proceso reflexivo. Por ejemplo “acabo de identificar una oportunidad. No obstante, siguiendo mis principios y valores sé que no voy a entrar allí”, porque las personas por ser tan pulcras se niegan a ver la realidad. Para profundizar en esta valiosísima herramienta, consulta aquí el Modelo Tu Sentido de Realidad.

Inspiración

La inspiración es algo maravilloso que puede venir de un momento de conexión, con la misma intensidad que una epifanía. Puede ser que hayas visto una película y te hayas identificado con alguna situación por la cual estaban atravesando los personajes, ¡boom!, surge una idea. En ese momento, debes tener la mente abierta y estar dispuesto a solucionar tus problemas, porque si piensas que eres la única persona en el mundo a la cual le está pasando x situación, no podrás ver las oportunidades.

La inspiración puede venir de una frase, una conversación ajena, un libro que estés leyendo, una canción, un mensaje, un video o simplemente un momento de epifanía. Esta puede ser el motivo que te llena y te da toda la energía que necesitas para resolver tu crisis.

Obligación

Por fortuna, la vida misma, muchas veces nos obliga a hacer cosas que no queremos, y esto es, precisamente lo que nos ayuda a reaccionar y a darnos cuenta de qué necesitamos mejorar. Recuerda manejar la crisis desde la acción y no desde la reacción, porque esta última implica aceptar que “nos tocó”, a la brava, y esa no es la idea. Desde la acción, en cambio, tienes mucho más control.

También le puede interesar: 3 Beneficios Inesperados de Reinventarnos en Tiempos de Crisis

Plan de Vida

Hay personas que se han tomado el tiempo de pensar en su vida y decir “oiga, si en la empresa en la que estoy hacen un plan de trabajo, ¿yo por qué no tengo un plan de vida?”. La anticipación estratégica es la capacidad que tenemos para mirar hacia adelante, y ser visionarios. Las crisis te ponen a pensar, proponer soluciones y cambiar de rumbo.

El plan de vida puede salir de la inspiración, o, inclusive, de la obligación. Por ejemplo, para trabajar en la marca personal hay que desarrollar un plan de vida. Este puede emerger de muchas circunstancias. A partir de aquí, nace un nuevo camino.

Desesperación

A diferencia de lo que muchos piensan, la desesperación es un maravilloso motivador del cambio, porque concentra tanta cantidad de energía que puedes transmutarla en algo bueno para ti. Inicialmente, la desesperación te saca del lugar en el cual te encontrabas y te permite movilizarte. Llegaste a tu tope, y eso era lo que necesitabas. A veces lo mejor es tocar fondo, para poder salir. Así que, si tú estás en un momento de desesperación, recuerda: no pierdas la fe. Esa desesperación que estás sintiendo también es una materia prima que te será de ayuda para poder salir de la crisis.

Miedo

El miedo es una herramienta que nos permite crecer. Cuando tú encuentras que tienes un gran miedo, puedes transmutar esa energía en amor, y, sobre todo, en amor propio. De esta manera, te colocas a ti mismo en uno de los mejores escenarios para realizar cambios. Donde hay amor, nunca hay miedo, porque su energía es tan poderosa que nos ayuda a resolver aquello que aparentemente no tiene solución.

Envidia

Si sientes envidia necesitas tener la capacidad de poder reconocer esa realidad para transmutarla en algo diferente. Rocío relata la historia de un empresario en crisis quien reconocía sentir envidia de los trabajadores nuevos que con menos experiencia que la suya, ascendieron rápidamente. En ese momento, esa persona reconoció que había algo que le hacía falta, y de allí nacía su envidia. Por ejemplo, los otros trabajadores tenían la habilidad de manejar situaciones difíciles, negociar, hablar en público, y hacer un equipo. Una vez que el empresario reconoció sus debilidades, supo exactamente en qué debía trabajar.

Necesidad

Si la necesidad es lo que te está empujando, también es válido. Cuando Rocía acompañaba a las empresas en los procesos de selección, la pregunta que le hacía a todos los aspirantes era: “¿por qué quieres trabajar aquí?”, y se sorprendía al darse cuenta de que pese a estar frente a profesionales que podían ubicarse en un lugar donde se sintieran más acorde, el miedo no los dejaba, y hacían los cambios por necesidad.

Flow

Esta palabra significa sencillamente fluir con la situación. Para explicar este concepto, Rocío cita la frase “lo que resistes, persiste”, porque entre más te enfocas en la situación crítica que estás atravesando, menos posibilidades tienes de salir de ella. Si estás en un gran enojo por la situación que se te presentó, en realidad, te sientes decepcionado de ti mismo. Te culpas de no haber previsto la situación y no tener un plan b, ¿y sabes por qué?, porque caíste en la trampa de la actividad y no te has parado a pensar en que necesitas un plan de vida para que cuando la situación llegue, no te abrume como ahora.

¿Qué tal estuvo esta sesión con Rocío?, ¿ya te sientes más tranquilo?, como viste, la solución depende de ti. Confía en que todo estará bien, y recuerda: el arcoíris necesita a la lluvia para salir, ¿sigues en el sofá?, o seguramente ahora nos lees desde tu cama. Independientemente del lugar en el que te encuentres, ponte cómodo y evalúa estas 9 alternativas. Es más, súbete imaginariamente al balcón y obsérvate a ti mismo desde allí en tercera persona.

Pregúntate: realmente, ¿qué es lo que te está motivando?, y si te está motivando el miedo, tienes que ver de qué tamaño es, porque si es inmenso, puedes transmutar toda esa energía poderosísima en otra cosa. Recuerda que el amor propio te ayudará a salir de cualquier situación crítica. Regálate este momento para parar y pensar. Identifica cuál es tu problema y ponte manos a la obra.

Si quieres ver esta mentoría en video, haz clic aquí.

Otros contenidos: Análisis Laboral en Tiempos de Crisis: Decreto 677 del Subsidio a la Nómina

Botón volver arriba
Idioma »
Cerrar
Cerrar