La Reinvención No Existe ¡No Te Estreses Más Por Eso!

No siempre necesitas empezar de cero, a veces la alternativa depende de la situación externa, del momento, de tu estilo, de la etapa en la que esté tu proyecto o tú. Por eso, te ayudaremos a que te libres del estrés de tener que reinventarte como lo está diciendo todo el mundo.

¡Qué agotador tener que estar en permanente «reinvención»!, no tiene sentido. 

En esta mentoría, Roció Fierro, especialista en Manejo de Crisis y Liderazgo de Atracción, te enseñará que la palabra y el concepto reinvención, es un error. En esta mentoría encontrarás 3 alternativas mucho más orgánicas, posibles y menos estresantes para avanzar en tus propósitos.

Rocío se atreve a decir lo que nadie ha querido: “la reinvención no existe, ¡no te estreses más por eso!”. De acuerdo con la speaker, la palabra “reinvención” ni siquiera está en el diccionario porque lingüísticamente es incorrecta.

¿Listo(a) para una clase rápida de lingüística?, la preposición “re” significa “repetir”. Así que, si la intención de la reinvención es que realices una acción de forma diferente, lo que te quiere decir esta palabra (desde la lingüística), es que vuelvas al mismo lugar en el que te encontrabas (¿no te parece una contradicción?).

El otro significado de “re” quiere decir “intensificación”. Es decir, estás prolongando una acción que ya hacías. Entonces, si lo que quieres decir es que vas a hacer un cambio y estás diciendo “reinventarme”, estás insinuando que harás más de lo mismo, lo cual es un error si tu intención es hacer algo diferente.

Ahora bien, de acuerdo con Rocío, ¿cuál sería la palabra correcta entonces?, ¡sigue leyendo!

El Modelo de esta mentoría está conformado por las siglas EAR (Evolución, Adaptación e (Reinvención X) Invención ) las cuales forman un triángulo como puedes observar en la imagen superior derecha de este artículo ¡descarga este Modelo para tenerlo a la mano!

A continuación, te explicaremos en detalle las 3 alternativas de Rocío para resolver tu crisis.

Evolución

Ya dijimos que evolucionar es abandonar una etapa para pasar a otra, lo que quiere decir que no estás quieto(a). La evolución se hace de adentro hacia fuera porque ya te pusiste en un camino, pero quien hace que la magia ocurra, eres tú. Evolucionas porque creces desde adentro y ese progreso te prepara para asumir lo que está afuera. El error está en reaccionar, dejar que te toquen un botón y actuar sin pensar.

Ahora bien, la evolución puede ser planeada o no. Muchas veces te encuentras con cosas que no tenías planeadas, y, ¡qué bueno!, porque esas son las sorpresas de la vida. Así que evolucionar, puede ser una de esas sorpresas maravillosas, un regalo de la vida para ti. Por ejemplo, puede que tu caso sea que atendías negocios pequeños y ahora estás listo(a) para atender negocios más grandes. Pues bien, ¡estás evolucionando y creciendo!

También le puede interesar: Modelo: La Acción Inteligente

Por otra parte, evolucionar incluye el perder para ganar. Imagina que empezaste un negocio en tu cocina. Le tienes un cariño enorme a tu casa y a tu cocina porque te traen un montón de recuerdos y sientes un gran apego y cariño porque es el lugar donde empezaste tu negocio. Resulta que te está yendo bien, tanto, que llegó el momento de mudarte, ¡felicidades!, estás evolucionando, y eso también implica aprender a despedirte con gratitud: toma fotos, prepara una cena especial, compártela con la gente que estimas y guarda un recuerdo preciado en tu mente, sólo para ti.

Lamentablemente, muchas personas no crecen por apegarse y por negarse a soltar algo. Lo que no saben es que esa sensación de pérdida, en realidad no lo es. Hay una expresión que se llama “El Síndrome del Impostor”, y hay gente que no evoluciona precisamente por esto. Este síndrome se trata de que las personas se van creciendo, pero de golpe aparecen los pensamientos negativos: “no estás listo”, “no das la talla”, “no eres suficiente”. Para evitar esto, no te compares con otros, y sigue evolucionando.

Adaptación

Adaptarse es ajustarse con respecto a otra cosa, casi siempre a una situación y a algo que es externo de nosotros. Esto implica ser flexible y ser capaz de accionar. No te adaptes a partir de la reacción porque así vas a cometer muchos errores.

La epigenética dice que el entorno cambia la célula, si así funciona la biología, ten en cuenta entonces que, si tú te pones en un entorno más exigente, eso te va a obligar a adaptarte. Si por ejemplo quieres aprender un idioma y empiezas a convivir con personas que no hablan tu lengua natal, el mismo entorno te estará ayudando y empujando de una manera saludable.

Si a ti te tocó hacer algo por obligación, resignifica esa situación y reprograma tu cerebro diciendo en voz alta “esto yo lo hubiera buscado de todas formas y me voy a adaptar a esta situación porque quiero hacerlo”. Así, tu cerebro no se va a resistir y tu energía va a estar enfocada de la manera correcta.

Ahora, ¡pilas!, no te vayas a adaptar a situaciones terribles o perversas por la necesidad. En el Modelo Motivadores del Cambio vimos cómo el miedo y la desesperación pueden ayudarnos a salir de la crisis. No te adaptes a condiciones que no están bien para ti. Escoge a qué te vas a adaptar y cómo lo vas a hacer.

La adaptación se hace desde afuera hacia adentro, así tú te expongas a esas condiciones como con el ejemplo de aprender un idioma diferente, fuiste tú el que buscó el entorno que te obligó a hacer cambios. Adaptarse exige soltar. Imagina que vas al interior de un avión pequeño que presenta una falla, y el piloto recibe una orden: que el combustible le dure hasta el siguiente aeropuerto. Pero resulta que el peso del avión hace que se consuma más gasolina. Para poder llegar al siguiente aeropuerto necesitas botar algo. Digamos que llevas 3 maletas, ¿te expondrías a no aterrizar por no soltar todas esas maletas que te pesan tanto?, no tienes otra alternativa, llegó el momento de priorizar. Seguramente esta crisis se está presentando porque no priorizaste, porque la crisis siempre avisa antes de llegar. Entonces, esta es tu oportunidad para soltar y dejar ir todo aquello que no te hace bien.

Invención (No Reinvención)

Inventarte de nuevo no es traer las cargas de antes. Este ejercicio también te exige soltar. Te inventas siempre de adentro hacia afuera, y lo haces con los recursos que ya tienes. Para ello, tienes que identificar primero qué herramientas tienes. Inventar siempre exige empezar de nuevo, pero no debe ser una carga, debe ser una forma maravillosa de recrearte porque tú eres el dueño de tu vida. Inventar tu vida debe ser un proceso feliz, que disfrutes y donde hagas uso de tu libertad.

Esta es tu oportunidad para liberar tu alma. No caigas en la trampa de la actividad y dedica tiempo para recrearte y volver a inventarte, ¿qué te va ayudar?, tener una causa. Necesitas echar mano a tu creatividad, ¿qué implica esto?, crear, y es más sencillo de lo que parece.

¿Dónde vas a poner tu foco?, porque si tu foco está en la crisis está mal, hay que buscar un foco inteligente y sabio. Mira aquí el Modelo Concéntrate en lo Importante.

Este es el momento de dejar volar la imaginación. Pinta en tu mente la vida que quieres tener con todos los detalles que puedas y lleva ese sueño a la acción. Lo que te ayudará: la causa, la creatividad, la motivación personal, la energía, el foco, la imaginación, la acción, las habilidades fuertes, el buen uso de recursos, la confianza, el amor propio y la flexibilidad.

Recuerda: todo pasa, y tenemos la capacidad para nosotros mismos solucionar cualquier situación crítica. Sé flexible: suelta, adáptate y cambia de página.

¡Hoy es tu día de suerte!, ahora tienes más claridad para resolver tu crisis. Regálale esta mentoría a alguien que la esté necesitando y comenta. Yo hago mi parte, tú haces la tuya. Tenemos un trato.

Haz clic aquí para sintonizar todos los Modelos de Rocío en nuestro canal de YouTube.

Otros contenidos: Cómo Sacarle Jugo a la Resiliencia

Botón volver arriba
Idioma »
Cerrar
Cerrar