104.397 viviendas nuevas demandarían los hogares de Bogotá y Cundinamarca

  • Las perspectivas de recuperación de la economía colombiana y el fin de la incertidumbre política tuvieron un efecto positivo en la percepción y la decisión de las familias para comprar vivienda. Así queda evidenciado en los resultados del Estudio de Oferta y Demanda de Vivienda y No Habitacionales, que cada año realiza Camacol Bogotá y Cundinamarca.

El 46,8% de los hogares encuestados en Bogotá y Cundinamarca manifestó que actualmente se vive un buen momento para comprar vivienda. En la capital, lo consideró así el 44,6% de los encuestados, mientras que en Cundinamarca la percepción favorable es para un 56,6%. Esta percepción aumentó respecto al año anterior en 7,1 y 13,9 puntos porcentuales respectivamente, y se ubica en el nivel más alto de los últimos años.

Los resultados arrojaron que un 42,3% de los hogares encuestados en Bogotá y 26,3% en Cundinamarca tiene planes de adquirir vivienda en los próximos doce meses. El 20,7% en Bogotá ya ha iniciado la búsqueda, mientras que en el departamento lo ha hecho el 12,4%.

“La intención de compra de vivienda en todos los estratos socioeconómicos muestra un repunte importante respecto al año anterior, y la motivación principal es el deseo de tener una vivienda propia. Este repunte es especialmente alto en los estratos 2 y 3, lo que resulta muy positivo y se alinea con los mensajes que ha dado el nuevo gobierno sobre la continuidad de los programas de vivienda”, explicó la gerente de Camacol B&C, Martha Moreno Mesa.

El 77,4% de los hogares bogotanos que está en proceso de búsqueda lo hace dentro de la misma ciudad, mientras que un 7,4% buscan en los municipios aledaños. Un 10,2% busca en ambos y el 5% restante lo hace en otra zona del país. En cuanto a los sectores preferidos por los bogotanos, se destacan localidades como Engativá (28,6%), Chapinero (26,4%) y Kennedy (25,3%), desplazando a Fontibón y Bosa que en 2017 lideraban la preferencia. Los hogares bogotanos que buscan en municipios prefieren a Mosquera (35,7%), Chía y Funza (ambos con 33,3%). Por estratos, el 2 y 3 realizan su búsqueda en Bogotá (79,5% y 78,6% respectivamente), en contraste con 5 y 6 que buscan en igual proporción (48,3%) en la capital y los municipios aledaños.

En Cundinamarca, el 60% de los hogares encuestados está interesado en adquirir vivienda exclusivamente en alguno de los municipios, mientras que el 12,4% busca en Bogotá y el 22,3% lo hace en las dos partes. Un 5,3% busca en otras zonas del país. El interés se concentra especialmente en los municipios del co­rredor Calle 13: Mosquera (21,1%), Funza (17,9%) y Madrid (17,9). Girardot es la op­ción para el 20%. Soacha, Chía y Fusagasugá, que eran los tres municipios con mayor intención de compra en 2017, registran hoy un menor interés.

[adrotate banner=»50″]

[adrotate banner=»51″]

La ubicación y el precio de la vivienda son los factores decisivos de compra para la mayoría de los hogares encuestados tanto en Bogotá como en el departamento. En la capital, un 62% de los hogares visitantes de salas de venta manifestó que planea comprar su vivienda en un periodo menor a un año, mientras que un 22% de los hogares cundinamarqueses proyecta realizar esta inversión en los próximos tres meses.

El estudio preguntó a los hogares si estarían dispuestos a pagar más para incorporar elementos de sostenibilidad a la vivienda. En Bogotá, el 68% dijo que sí, manifestando que los sistemas de reciclaje de agua (69,3%), los aparatos de bajo consumo de agua (12,9%), las energías alternativas (9,2%) y los equipos de ahorro de energía (8,0%) serían los elementos por los que pagarían. En Cundinamarca, el 77,4% está dispuesto a pagar el valor adicional por los mismos elementos en proporción de 66,1%, 20,2%, 10,1% y 3,6%, respectivamente.

Finalmente el estudio realizó encuestas a hogares bogotanos que compraron vivienda durante el último año, lo que dejó ver que el 78% adquirió con el propósito de vivir en ella, mientras que un 17% compró como alternativa de inversión (arriendo o reventa). La mayoría de los hogares compradores (37,2%) percibió ingresos entre 2 y 4 salarios mínimos y fue encabezado por un jefe de hogar entre 36 y 50 años de edad (47%).

La encuesta de posventa también dejó ver que durante el último año el 72,9% de los compradores hizo mejoras a la vivienda nueva, con una inversión promedio $16,6 millones. Esto significa un monto total de 517.000 millones de pesos. Además, el 69% de los hogares compró sobre planos, motivados por las facilidades de pago, los subsidios y la valorización, un esquema que garantiza a los hogares y empresarios más seguridad respecto a su inversión.

“Las alternativas de financiación son en este momento una herramienta decisiva para generar confianza e incentivar la búsqueda para que los hogares adquieran vivienda. Según nuestro estudio, de los hogares que han visitado proyectos en el último año, el 73,4% manifestó tener clara una opción de compra entre Bogotá y Cundinamarca. De estos, el 27,5% señaló contar con los recursos para comprar vivienda y tener un crédito preaprobado, y el 83,9% de este último grupo indicó tener el capital necesario y no estar reportado en una central de riesgo. Estas condiciones indican que aproximadamente 104.397 hogares demandarían vivienda en la región en los próximos doce meses, en su mayoría del segmento social y rangos medios”, explicó Moreno Mesa.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Idioma »
Cerrar
Cerrar