5 Consejos sobre Productividad Remota que tus Colaboradores Necesitan Oírte Decir

Por: Portalempresarial.org

La modalidad de trabajo en casa, puede ser la oportunidad perfecta para fortalecer la disciplina de tu compañía. Para ello, es importante utilizar herramientas de supervisión, así como crear rutinas diarias para el cumplimento de las tareas. A continuación, presentamos las técnicas de Germán Madroñero, especialista en productividad, para que puedas sacarle el máximo provecho al trabajo remoto y conseguir los resultados que deseas.

Mantente Ocupado

¿Sabías que puedes dañar a una persona si no la mantienes ocupada?, para evitar esto, te aconsejamos aplicar el principio de Pareto o la Regla 80/20 de Richard Koch. En 1906, el economista italiano Vilfredo Pareto se dio cuenta de que el 80% de todas las propiedades en Italia estaban en manos del 20% de la población. De aquí nace la siguiente regla: el 80% de lo que sale proviene del 20% de lo que entra. Es decir, que la mayoría de los resultados proviene de la minoría de las causas.

Este poderoso concepto ha ganado popularidad en el mundo de los negocios. Los administradores se han dado cuenta de que el 20% de sus vendedores son responsables del 80% de las ventas. En el 20% del tiempo se crea el 80% de la productividad. De acuerdo con este principio, el 20% de los empleados produce el 80% del valor de la empresa. Entonces, ¿cómo puede este ejercicio incrementar tu productividad y satisfacción en todo lo que haces?, ¡sigue leyendo!

Realiza un Seguimiento Diario

La productividad es una mentalidad donde el objetivo es saber dónde invertir tu tiempo. Lo ideal es minimizar el tiempo que gastas en actividades que no te dejan nada, así como en personas que no te aportan para maximizar el tiempo en actividades que te apasionan y satisfacen y en personas que de verdad complementan tu vida de forma positiva. Entendiendo este concepto toma asiento y reflexiona cómo puede ayudarte el principio de Pareto. Adopta una mentalidad productividad para mejorar todas las facetas de tu vida.

Ahora bien, antes de ponerte manos a la obra es importante que completes el siguiente ciclo: 1) planificación de acciones: ordena por horarios o por fechas un determinado grupo de actividades para conseguir cerrar el negocio, 2) ejecución de acciones: cumple con la acción planificada, y 3) seguimiento: te permite recopilar información que te dará luces sobre cómo se desarrolla la venta y permitirá establecer si las acciones planteadas están funcionando.

También le puede interesar: Resuelve Tu Crisis: Modelo La Acción Inteligente

Mide su Producción

¿No sería maravilloso si tuvieras una visión térmica que te permitiera sólo con un simple vistazo identificar qué problema o aspectos a mejorar tiene cada área de la empresa?, bueno, te tenemos excelentes noticias: no necesitas ninguna clase de súper poder. Puedes identificar todos aspectos por ti mismo. Lo único que necesitas es dominar el concepto KPI.

Un KPI (key performance indicator), conocido también como indicador clave o medidor de desempeño, es un sistema de mediciones financieras y no financieras que le ponen número al cumplimiento de los objetivos y muestran el desempeño de la empresa en aquellos aspectos que son claves para el éxito de la misma. Con base a tu visión empresarial y la estrategia que has definido, puedes desplegar objetivos en cada área y colaborador para definir los indicadores específicos para cada uno.

Al hacerlo, los indicadores clave de desempeño se convierten en un vehículo de comunicación a través de los cuales se da vida a la visión en todos los niveles de la empresa. Los objetivos generales pueden ser: medir niveles de servicios, realizar diagnósticos de las situaciones, retroalimentar a los responsables de la ejecución e informar sobre el estado de actividad hacia las metas. La simplicidad siempre es buena aliada, por lo que se recomienda establecer pocos indicadores.

Documéntate en el Know How

Crea indicadores “smart” (inteligentes), los cuales sean específicos, medibles, alcanzables, relevantes y alineados con el momento actual de tu compañía. Estos deben usarse. De lo contrario, se pierde el esfuerzo para conseguirlos cada periodo. Tan pronto los generes, hazlos públicos en todos los niveles de tu organización que tienen que ver con el resultado. Cada indicador tiene un responsable que lo analiza a la luz del estándar establecido, y adelanta el análisis del mismo. Si hay desviación, determina una acción de corrección. Si está por encima, evalúa si se invirtieron recursos extra en dicha ocasión, determina si se puede mantener en el nivel y procede a modificarlo en caso de que sea necesario.

Conviene mantener un registro histórico de los resultados de cada indicador para analizarlos en toda evaluación estratégica futura. Procura que con el diseño de los indicadores puedas evaluar todos los aspectos deseados en la organización. Por ejemplo, productividad, calidad de servicio, puntualidad, satisfacción de los colaboradores, etc.

Entrénalos

Ana María Godínez, conferencista internacional de Recursos Humanos, afirma que muchas veces las empresas no tienen la productividad que necesitan porque las personas no saben hacer las cosas. Como consecuencia, esto se vuelve un círculo vicioso que nada más hace que toda la utilidad de la empresa se esté desgastando en los problemas que causa el personal por falta de entrenamiento.

“Sin capacitación, las empresas no van a tener gente grande y profesional” resalta Godínez. Mientras que las empresas que no creen en la capacitación están creando su propia pobreza, las entidades que sí se preocupan por entrenar a sus empleados, realmente son líderes porque le invierten al talento que es lo más importante.

Se puede tener toda la maquinaría e infraestructura, pero sin las personas, la productividad no podría suceder. Toyota, la compañía japonesa reconocida a nivel mundial por su excelencia para la fabricación de automóviles dice “los competidores tienen gente brillante administrando procesos mediocres. Nosotros tenemos procesos brillantes administrados por personas comunes”. De la única manera que lo han logrado es capacitando y empoderando a sus colaboradores. La capacitación hace que las empresas sean grandes. Aprende y crece haciendo clic aquí.

Investigación: Carolina Rodríguez Monclou – Líder de Comunicaciones de Portal Empresarial

Otros contenidos: Análisis Laboral en Tiempos de Crisis: Decreto 677 del Subsidio a la Nómina

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Idioma »
Cerrar
Cerrar