Historias Inspiradoras: Resiliencia y Éxito

Éxito

Por Eduardo Frontado Sánchez – Comunicador Social de la Universidad Católica Andrés Bello

Desde pequeño me considero una persona muy afortunada y feliz, estoy totalmente seguro de que Dios es muy sabio, me envió a este mundo con cualidades distintas y a cumplir una misión, pero como recompensa me puso a mi lado el mejor regalo que me ha podido dar: mi madre, cuyo nombre real es Teresa Sánchez González y a quien yo le puse como seudónimo “Mujer Maravilla”, que ni el castellano con sus 300.000 palabras, puede definir verdaderamente su significado para mí.

Desde que nací mi Mujer Maravilla, junto con el apoyo de mis hermanos Teresa y Feliciano, se han dedicado a hacerme la vida más fácil, pero, sobre todo, a creer en mi por encima de los prejuicios sociales y a las etiquetas que coloca la gente. También me enseñaron que el hecho de tener cualidades distintas representa un privilegio y no una barrera para soñar y volar tan alto como lo desees.

Gracias a la tenacidad y temple de mi madre me considero un hombre lleno de oportunidades, no solo por el hecho de haber estudiado, haberme graduado y haber hecho un Post Grado, sino por haber tenido la fortuna de haber nacido de una persona como ella. Mi mamá representa todo lo bueno y bonito que un ser humano puede ser, pero a la vez representa un reto estimulante para entender que la vida es una sucesión de cambios, pero todo tiene una parte positiva y un por qué, la clave está en la actitud que tengas ante la vida.

También le puede interesar: Resuelve Tu Crisis: Modelo La Acción Inteligente

Cuando afirmo que mi mamá es un reto estimulante es porque a la edad de 12 años se sentó frente a mí y me dijo: “hijo tienes problemas motores pero no de otro tipo, yo soy una mujer sola y divorciada, necesito que me ayudes”, me abrió una cuenta en un banco y desde ese momento soy el responsable del pago de las cuentas de la casa, así como del pago de las tarjetas de crédito de ambos, ello me permitió desde muy temprano adquirir responsabilidades, lo que más tarde se transformaría en un entrenamiento para la vida.

La ratificación y entendimiento de porqué mi mamá me ha entrenado para ser un hombre de bien y útil para la vida llegó en el año 2015, cuando la vida nos puso una prueba muy dura a ambos, mi Mujer Maravilla estuvo afectada de salud por un duro año y medio, tiempo en el cual tuve que negociar con los empleados, además de acompañar y ayudar a mi mamá en todo lo que era necesario.

En esos momentos tan duros mi mamá nunca perdió ni las ganas de trabajar, ni su espíritu de lucha, ni su carácter y en aquellos momentos que yo intentaba flaquear por lo duro de lo que estaba viviendo, ella aplicaba que se denomina “la escuela de los gritos”. Esto no es más que una manera muy particular de sacarme de mis situaciones donde me encuentro con mis limitaciones y darme las herramientas, así como el soporte para volar y aprender de esas malas experiencias.

Admiro mucho de ella su liderazgo inspirador nato y la manera en la cual es capaz de transmitírselo a los otros, pero sobretodo admiro su forma de amarme, no sólo por el hecho de ser incondicional e infinito sino por ser un amor inteligente.

Soy consciente que nada de lo que yo haga podrá retribuir jamás tantos sacrificios hechos y tantas noches en vela. No obstante, mi trabajo en pro de la inclusión de personas con habilidades distintas, estoy seguro, es el mejor homenaje que le puedo hacer a quien no para su lucha incansable para que yo tenga una vida digna en medio de una sociedad llena de prejuicios y de miedos.

Si hoy puedo reclamar y defender el espacio que me pertenece en el mundo, es porque mi madre se encargó de colocarme allí; primero, a punta de empellones, para que tuviera un lugar desde donde mi voz retumbara con mayor fuerza y mi ejemplo de vida brillara con luz propia, para señalar el camino hacia un mundo inclusivo, empático y diverso.

No me queda más que decir, ¡gracias Mujer Maravilla!, has sido y siempre serás mi privilegio más grande, el mayor premio que Dios me dio por haber venido a este mundo. Feliz Día de la Madre.

Otros contenidos: Hagamos Parte de la Solución: Aportes de las Empresas a la Crisis

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Idioma »
Cerrar
Cerrar