El Estado colombiano pierde más de US200 millones por la piratería online y subreporte

En América Latina la piratería online representa 815 millones de dólares en impuestos anuales evadidos, deja de generar 50.000 nuevos puestos de trabajo e implica 6,9 billones de dólares de pérdidas anuales para los operadores y programadores.

 En el marco de ANDICOM 2018, representantes de la Alianza Contra la Piratería de la Televisión Paga, la Fiscalía General de la Nación, la SIC y la ANTV mostraron su preocupación por las cifras alarmantes, derivadas de las actividades ilegales de piratería online y subreporte que vienen registrándose en los últimos años en Colombia.

Según datos presentados por el DNP en 2016, mientras que el subreporte está generando pérdidas anuales para el país por un valor de 69 millones de dólares, la piratería lo hace con una cifra que ronda los 100 millones de dólares, sumas que no solo afectan al Estado colombiano, ya que deja de percibir impuestos y tasas regulatorias, sino que también afectan el dinamismo del mercado y generan cuantiosas pérdidas para el sector, principalmente para los programadores y operadores de televisión.

Se estima que solo en 2017 el Estado dejó de recibir 184 millones de dólares por impuestos y 35 millones por tasas regulatorias, cifras que superan el 50% de los ingresos anuales que tuvo el FONTV en 2016. Este no es un dato menor, ya que con el esquema actual de financiación de la televisión pública, estos dineros podrían ayudar a cubrir aspectos como cobertura, calidad en el servicio y la generación de contenidos de índole local.

“Estas cifras, además de representar pérdidas sumamente importantes para el Estado, también se traducen en cargas contributivas y operativas mayores para la industria, lo que conducen a una falla significativa de mercado que necesita el compromiso de todos los actores involucrados para llegar a una solución en el corto plazo” explicó Jorge Bacaloni, representante de la Alianza Contra la Piratería.

[adrotate banner=»38″]

[adrotate banner=»39″]

El subreporte es un flagelo que surge cuando una empresa cuenta con una concesión o licencia para la prestación del servicio de televisión cerrada y no reporta el número real de usuarios que cuentan  con el servicio. A corte de 2017 se estimó que en Colombia existen alrededor de 5 millones de suscriptores que no están siendo reportados a la ANTV, ya que, según esta entidad, para ese año la televisión paga contaba con 5.834.676 suscriptores, mientras que el DANE, en su Encuesta de Calidad de Vida (ECV) del mismo año, encontró que 11.000.821 suscriptores dijeron tener un servicio de televisión de este tipo.

Por su parte, la piratería online consiste en subir a internet contenido de los diferentes programadores sin pagar ningún tipo de costo asociado tanto a los que lo producen como a los que lo comercializan de manera legal.

“La piratería online representa una amenaza significativa para la protección de los derechos de propiedad intelectual que impacta directamente a los consumidores, la industria y al Estado. Solo en América Latina este flagelo representa 1.2 billones de dólares en impuestos anuales evadidos, deja de generar 50.000 nuevos puestos de trabajo e implica 6,9 billones de dólares de pérdidas anuales para los operadores y programadores” añadió Jorge.

A pesar de que existen sanciones en materia penal, fiscal, civil, y de carácter administrativo, esta problemática sigue presentando cifras alarmantes en Colombia y está afectando la llegada de nuevas inversiones, tanto nacionales como extranjeras, a este importante sector de la economía.

“Para solucionar estas problemáticas, no solo en Colombia sino también en América Latina, se hace indispensable la construcción de un modelo eficaz para la lucha contra la piratería y el subreporte, mayor compromiso y trabajo en equipo por parte de las autoridades involucradas en la lucha contra estos flagelos, y un modelo que promueva una competencia transparente entre actores tradicionales y los nuevos que llegan al mercado” agregó Bacaloni.

“Los programadores siguen realizado su mayor esfuerzo en la generación de contenidos, pero el usuario es quien decide cómo acceder a ellos, ya sea de manera legal o pirata. Esperamos que este tipo de espacios como ANDICOM sirvan para comprometer a las entidades involucradas a luchar contra este flagelo”, concluyó Jorge.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Idioma »
Cerrar
Cerrar