Líderes Narcisistas:

¿Un Riesgo o una Oportunidad para una organización?

Por: Por: ÁREA MKT MIDOT

Los líderes exitosos destacan por más de una cualidad, tienden a ser personas sumamente inteligentes, arriesgadas, innovadoras y en ocasiones carismáticas, sin embargo, aunque un líder cuente con todos estos aspectos que son admirables, al mismo tiempo podría ser una persona narcisista, término que en muchas ocasiones nos lleva a pensamientos negativos sobre un individuo, pero ¿de verdad los líderes narcisistas representan un problema para una organización?

De acuerdo con Sigmund Freud se puede definir a los líderes narcisistas como personas independientes, que no son fáciles de sorprender, son innovadoras, capaces de llevar negocios a la gloria e ir más allá, sin embargo, también debemos considerar el lado “B”, pueden ser personas con tendencias agresivas, muestran fijación por la admiración de los demás, enamorados de sí mismos, sin la capacidad de ser empáticos y emocionalmente aislados, además de ser individuos desconfiados, que están en la continua búsqueda de enemigos, cayendo a veces en la paranoia.

Con la descripción anterior podemos entender que una persona con esta  personalidad, representa un dilema para la organización, ya que cuenta con características invaluables que son más que necesarias en las empresas, pero con actitudes que pueden ser un riesgo de conductas laborales inapropiadas en la organización.

Los Dos Rostros del Narcisismo

Michael Maccoby, en su artículo titulado “Líderes Narcisistas: Los Increíbles Pros, Los Inevitables Contras” establece que hay dos tipos de líderes narcisistas, los productivos, capaces de controlar su lado “B” y los contraproductivos, aquellos que no conocen límites en absoluto.

Narcisismo Productivo

Las personas con narcisismo productivo siempre están dispuestas a tomar riesgos, son carismáticas, y cuentan con una gran visión, aprovechando sus fortalezas en todo momento, mientras templan sus debilidades.

Narcisismo Contraproductivo

Cuando hablamos de un narcisismo contraproductivo, los factores positivos se ven opacados por los actos no admirados, como por ejemplo un bajo nivel o nula empatía, bajo nivel de tolerancia, y renuencia a aceptar sus errores, creando así, una personalidad compleja en el ámbito laboral.

 

Fortalezas, Debilidades y Riesgos de Un Líder Narcisista

Para evaluar el perfil de un líder narcisista, debemos comprender cuáles son sus mejores cualidades y de qué forma ayudan en su desempeño.

Gran Visión: Algo que los caracteriza es su forma de ver el mundo, ellos no se hacen preguntas interminables ante un problema, sino ven cosas que nunca estuvieron y se preguntan ¿por qué no?, explorando las áreas de oportunidad para comprender el futuro, en vez de mantenerse en la línea ya establecida.

Decenas de Seguidores: Cuentan con un gran magnetismo. A través de su lenguaje y don para entusiasmar a las personas, pueden llevar a las audiencias hacia donde ellos lo deseen.

Sin embargo, es aquí donde se encuentra el riesgo de pasar al narcisismo contraproductivo, debido a que los narcisistas se alimentan de la adulación de sus admiradores, y puede dar paso a caer en comportamientos laborales contraproducentes dentro de la organización en dos formas:

1.- La primera puede darse cuando empiezan a recibir críticas, llevándolos a la inseguridad y paranoia, afectando gravemente su necesidad de importancia, ante la cual responden con agresividad, buscando una forma de defenderse y justificarse.

2.- La segunda se desarrolla cuando sus seguidores aumentan, y empiezan a sentirse invencibles, además de intocables, hasta el punto de rechazar cualquier consejo o incluso cometer algún tipo de comportamiento inapropiado.

Algunas de las principales debilidades de un narcisista son acciones que, sin duda, se pueden atribuir a la descripción de un mal jefe o compañero de trabajo, siendo un riesgo para la empresa en la que colaboran.

Sensibilidad a la Crítica y Dificultad para Escuchar: Para los narcisistas, la crítica hiere su autoestima y confianza, siendo la razón principal por la cual no les gusta escuchar a los demás, ni les es fácil tolerar a personas que duden de ellos y su capacidad.

Ante esta característica cualquier opinión es inútil frente a sus ojos y siguen sólo sus ideas.

Poca Empatía: El amor propio de los narcisistas es tan alto que no ven más allá de sí mismos, ni les interesa hacerlo, por ello, a pesar de su carisma, también es fácil que la gente los odie cuando ven este rasgo.

En ocasiones llegan a ser tan desagradables que fingen empatía frente a personas que creen útiles para algún fin.

Aman Competir: La competencia para ellos se trata de ganar, ya que es un momento para demostrar sus habilidades, sin embargo, se torna peligroso cuando se ven en riesgo de perder, llevándolos a comportamientos contraproducentes, como tomar créditos ajenos o cometer fraudes en la organización, siendo traicionados por su ego.

En general cuando una persona narcisista se ve acorralada, va a recurrir a actos impropios, y olvidará sus principios, volviéndose descuidada en sus acciones que siempre tratará de justificar.

¿Hay Luz Al Final Del Túnel?

De acuerdo con un artículo escrito por Saul Fine e Isayahu Horowitz, “Manejando Grandes Egos, hay maneras de detectar este tipo de personalidad tóxica y manejar a una que se encuentre en niveles productivos, con base a diferentes estrategias:

En la Etapa de Contratación: Se sugieren aplicar evaluaciones de ética e integridad laboral, de esta forma se podrá medir el nivel de riesgo, así como comportamientos y delitos laborales por parte del candidato.

De igual manera se destaca la importancia de evaluar de forma periódica a los colaboradores, con el fin de detectar cualquier anomalía que se derive con el paso del tiempo.

Cultura Organizacional: Se recomienda tener iniciativas internas que propicien una cultura de ética, respeto e integridad en los equipos de trabajo, además de establecer un fuerte código, en el que en caso de infringir alguna norma haya sanciones, con la finalidad de no perder credibilidad y control.

Demostrar Apreciación: Reconocer a los colaboradores siempre será indispensable, además destacar los logros, brindar incentivos, solicitar retroalimentación y aplicar encuestas de salida a los empleados que se van, ya que nos permitirán conocer posibles fallas dentro de la organización, y saber si alguna de éstas fue la causa de la renuncia o inclusive alguna infracción cometida.

En conclusión, un colaborador narcisista puede ser el éxito o un riesgo para una organización, todo dependerá si identificamos a tiempo el tipo de narcisismo al que nos estemos enfrentando y la forma en la que lo gestionemos. Para ello es importante que las empresas cuenten con un proceso de contratación, en donde se incluyan evaluaciones efectivas y se trabaje en estrategias de cultura y motivación laboral, además de mantener una comunicación interna activa.

En MIDOT, contamos con soluciones innovadoras y efectivas para identificar el tipo de personalidad, niveles de integridad, honestidad, estabilidad y posibles riesgos de comportamientos laborales inapropiados.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Idioma »
Cerrar
Cerrar