¿Qué sucederá con la economía de China?

Puntos clave

  1. Observamos que el crecimiento de China será más bajo el próximo año, pero prevemos que mantendrá niveles sólidos y más sostenibles que respaldan a los mercados emergentes (ME).
  2. Se recuperó la renta variable a pesar de las perturbaciones en el aspecto geopolítico. Las acciones japonesas alcanzaron su nivel más alto desde 1996. La producción industrial de la eurozona arrojó datos sólidos.

Se prevé que el crecimiento de China se enfríe en 2019 después de un año sorprendentemente sólido, y los riesgos económicos están en aumento. No obstante, esta semana se celebrará el congreso del principal partido, y es probable que sirva como un preámbulo para elaborar reformas más profundas. Observamos que el crecimiento aún sostenido de China respalda a los activos de los ME.

El crecimiento acelerado de China (que se reflejó en una fuerte demanda interna en los datos sobre las importaciones que se muestran más arriba) ayudó a fomentar la recuperación de los ME este año, lo que impulsó el crecimiento de ganancias de los ME y el mejor desempeño de la renta variable. La recuperación de China también coincidió con una estructuración casi perfecta para los activos de los ME: un dólar estadounidense más débil, la caída del rendimiento de los bonos, el aumento de los precios de las materias primas y una expansión global más sincronizada. Nuestro indicador de inflación BlackRock Growth GPS para China continúa señalando un crecimiento sostenido en 2017. El crecimiento global sostenido por encima de la tendencia también ayuda a respaldar las exportaciones más importantes de China. Es posible que el crecimiento de China disminuya un poco en 2018, pero prevemos que alcanzará niveles que deberían seguir siendo positivos para los ME y los activos de riesgo a nivel global.

Es posible que a China y a los ME les quede por recorrer un camino más complicado que el de este año. Se espera ampliamente que el presidente de China, Xi Jinping, reforme el Politburó que actualmente está en el poder e incorpore más aliados al congreso del Partido Comunista que se realiza dos veces cada década y en el cual se reorganiza a la mayoría de sus funcionarios. Esto le otorgará al presidente Xi más poder para orientar el rumbo del país durante los próximos cinco años de su segundo mandato. Es probable que Xi acelere el ritmo de sus principales iniciativas: continuar eliminando el exceso de empresas estatales y reducir delicadamente la dependencia de la deuda que tiene el país a fin de impulsar el crecimiento. Las reformas relacionadas con la oferta tuvieron incidencia en la sorpresiva recuperación económica de China este año que impulsó el precio de las materias primas y las ganancias industriales, expandiendo así el crecimiento a un ritmo anual casi del 7%. Ha desaparecido parte de ese estimulo aislado. No obstante, las reformas relacionadas con la oferta, junto con regulaciones ambientales más estrictas, se están propagando a una mayor variedad de industrias afectadas por el exceso de capacidad.

El riesgo para nuestra hipótesis es que ocurra una desaceleración más marcada una vez que comience a disminuir la intención de apuntalar el crecimiento y garantizar que no haya inconvenientes en el congreso del partido. Los préstamos y los créditos bancarios están atravesando una etapa de enfriamiento debido a un movimiento favorable para eliminar el apalancamiento y la banca paralela. Es posible que las relaciones comerciales con EE. UU. se mantengan bajo presión, en parte debido a las tensiones con Corea del Norte y a las exportaciones perjudicadas. Los movimientos regulatorios para disminuir la tensión en el mercado inmobiliario que está inmerso en una burbuja especulativa puede provocar una crisis en el sector de la construcción. La recuperación del dólar estadounidense podría estimular renovados flujos de salida de capital y colocar al Banco Popular de China en una situación complicada para administrar la moneda y la economía. Todo esto se produce ahora que China intenta transformar su combinación de crecimiento de tal modo que sea más impulsado por el consumo y menos dependiente de la inversión en infraestructura. Nuestra conclusión: Consideramos que la tasa de crecimiento de China caerá a niveles que aún son sólidos y más sostenibles. Esto debería mantenerse como un factor positivo para los activos de los ME y los activos de riesgo, aun cuando hay probabilidades de que en el futuro surjan algunos inconvenientes.

Las empresas que representan el 15% de la capitalización del mercado del índice S&P 500 informarán las ganancias del tercer trimestre. Es probable que los resultados en muchos sectores reflejen el impacto de los huracanes ocurridos recientemente, así que la atención de la gerencia se concentrará en evaluar la solidez corporativa. Las encuestas de opinión sugieren que el resultado más probable de las elecciones en Japón sea una victoria del partido del primer ministro Shinzo Abe el Partido Liberal Demócrata), que actualmente está en el poder, en coalición con el partido Komeito, e incluso es posible que mantenga su fuerte mayoría de dos tercios.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Idioma »
Cerrar
Cerrar